Header Ads

¡LA MATÉ! ¡LA MATÉ! GRITÓ ÁNTES DE HUIR, SUJETO QUE ASESINÓ A SU HERMANA, EN CÓCORIT


Cajeme, Son.- Lo que supuestamente inició como un juego terminó como una tragedia. Un balazo en la cabeza apagó la vida de María Guadalupe. La asesinó su propio hermano.

Anoche las balas cobraron más que una vida. Raymundo F. R., de 28 años, además de perder de su menor hermana también perdió su tranquilidad, la plenitud de su consciencia, su vida.

Hoy se esconde de las autoridades, quienes  lo buscan afanosamente por presuntamente matar de manera accidental a su hermana menor, “Lupita”, como cariñosamente le decían.

Era cerca de las 20:00 horas del 29 de septiembre cuando los consanguíneos manipulaban un arma corta. Repentinamente Raymundo la activó, haciendo blanco en la cabeza de María Guadalupe, quien se desvaneció sin vida.

¡La maté, la maté!, gritó horrorizado el ahora prófugo, antes de escapar del brazo de la justicia, lo que junto al disparo llamó poderosamente la atención de propios y extraños, quienes atestiguaron la mortal escena.

Al arribar las autoridades a la vivienda ubicada en Guadalupe Victoria entre Canal Porfirito y Sinaloa, colonia Centro, Raymundo ya no estaba. El arma tampoco. Sólo localizaron tendido sobre el suelo, en medio de un charco de sangre, el cadáver de la jovencita que laboraba en un puesto de mariscos frente a la Agropecuaria No. 16. Junto al cuerpo, cuatro cartuchos útiles calibre 9 milímetros.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.